Comisión de Asesores CREA Lecheros

OPINIONES QUE VALEN


Comenzando el año 2010, la Ing. Agr. María Elena Vidal pone varios temas a discutir sobre la mesa relacionados a la lechería, sus mercados, sus precios y su producción, en la primera Comisión de Asesores CREA lecheros del mes de febrero reproducimos algunos de sus conceptos que nos hacen llegar.


Mercado interno:
Pensando en el mercado interno nacional, podemos tener una oferta acotada. No será la oferta del 2008 con esos precios altísimos.

La demanda se viene recuperando después de la crisis. Eso provocó que mejoraran los precios de todos los commodities lácteos. Mejoraron hasta el mes de diciembre a niveles que para nosotros son muy buenos, leches en polvo a 3500 dólares, que para nosotros es un excelente precio. Hubo cierta alarma en enero por un precio algo menor que publicó Fonterra de sus remates. Pero es un remate del 5 de enero, que responde al receso de las vacaciones y de las fiestas, donde todos los mercados se debilitan y además es apenas un 7 % por debajo del precio de diciembre, que ya era muy bueno. La propia Fonterra prevé para julio – setiembre volver a los 6500 dólares, de modo que estaríamos fijando una meseta pero a precios que son buenos. No es la euforia del 2008, (esos precios muy altos también generan sus daños porque desconciertan un poco), pero con un nivel de costos mucho menor que en el 2008. Por lo tanto considero que la ecuación termina siendo muy favorable para la lechería.

Mercado internacional:
A nivel internacional, con algunos problemas que se van solucionando. Chile levantó la salvaguardia. Estuvimos sobre fin de año con ese problema y ya se terminó.

Hoy a la luz de esta mejora de los precios internacionales Europa está con los subsidios en cero, si bien internamente los productores tienen problemas porque estos precios de 3500 para nosotros son muy buenos, pero para ellos no son suficientes, porque tienen costo alto. Pero los subsidios a la exportación que son los que más nos preocupan están en cero.


Venezuela tuvo algún problema particular con su mercado, pero en términos generales, Conaprole ya anunció que va a exportar un 20 % más este año, de modo que las empresas están viendo un panorama auspicioso.

Teniendo en cuenta estos factores, ¿qué debemos esperar?Creemos que se va a generar mucha competencia por la materia prima. Hay varios emprendimientos importantes en el Uruguay. Este fin de año ya se anunciaron dos inversiones muy importantes en lo que era la General Mills, que la compró Schreiber Foods y son alrededor de 30 millones de dólares. Otros 30 millones en Bongosto, que comenzará sus obras en unos meses. O sea que para el 2011 – 2012 tal vez, ya tengamos algunos emprendimientos funcionando y otros alcanzando su madurez.

En todos estos años estas empresas van a tener que ir comprando leche. Ya hay un incremento del precio de las vaquillonas, que es el termómetro. La vaquillona es la primera que cae cuando la lechería viene mal y la primera que levanta cuando hay una perspectiva favorable.

Considero con este panorama que éste será un buen año.
¿Cómo se encuentra hoy Uruguay frente a temas que se vienen tratando a nivel de los mercados internacionales: bienestar animal, control de calidad, manejo de buenas prácticas, inocuidad?
El Ministerio de Ganadería ha trabajado fuertemente en esto y es uno de los temas en las áreas estratégicas para ser tratado y desarrollado en los próximos años, sin la menor duda. Un país exportador tiene que cumplir con todos estos requisitos.

Aquí está también todo lo que hace al bienestar animal, al medio ambiente, la inocuidad que están muy ligados, no son aspectos separados y también en lo que refiere al cambio climático y al contralor de las emisiones de carbono.
Las producciones animales y sobre todo rumiantes están muy cuestionadas con este tema y es uno de los temas que también aparece como una de las estrategias a ser desarrolladas.


Así que la lechería hoy tiene grandes desafíos planteados por esos lados, más que por los temas de la productividad, donde siempre se fueron incorporando tecnologías, donde hay predicción, hay know how, y todavía existe brecha tecnológica. Todavía, si miramos las declaraciones de DICOSE, el promedio nacional apenas supera los 2000 litros de leche por hectárea, así que tenemos una brecha para llegar a los 6 – 7 mil litros como están muchos productores. De modo que sin traer nada nuevo de afuera del país, sin hacer grandes milagros, la lechería podría llegar a incrementar fuertemente su productividad. Sin embargo estos otros temas que mencionás, requieren conocimientos y requieren un enfoque totalmente diferente, y eso sí plantea nuevas dificultades, que hay que atenderlas rápidamente, porque es una tendencia que ya está instalada en el mundo y que como exportadores nos lo van a exigir con más énfasis.

¿Qué ejemplos encontramos en el exterior en el manejo de estos temas?
Europa ya tiene la leche Q, que es la trazabilidad de la leche. La leche está hoy totalmente trazada.

Cuenta con la implementación de las buenas prácticas desde el ordeñe y de de los tambos, o sea desde la producción de la materia prima.
Hoy en día el que compra un producto lácteo, no sólo quiere que la planta esté habilitada y que le comprueben que la planta cumple con todas las normas, esto le da un elemento seguro frente al punto de vista de a la inocuidad; sino que también quiere informarse acerca de con qué materia prima se realizó, porque todos sabemos que el proceso industrial no hace magia y que con una leche que viene mal del establecimiento donde se produjo, la industria no puede hacer milagros. Entonces se va hacia atrás y se comienza a visualizar qué cosas hacen los productores cuando producen la leche. La leche Q es eso, es ver el queso, deber de dónde viene, en qué establecimiento fue producido, de qué vacas, en qué condiciones y permite ir al establecimiento e inspeccionar, encontrarse con el manual del establecimiento, su procedimiento de limpieza de la máquina, de desinfección, control de plagas, control de residuos, capacitación de su personal, que es uno de los puntos referidos a las buenas prácticas importantísimo.