Planificación Ganadera

LA CARNE EN UN MOMENTO EXCEPCIONAL


El Ing. Agr. Pablo Carrasco, integrante del CREA Salto, diserto en la Jornada de Planificación Ganadera de esta institución, les dejamos los conceptos más destacados que nos hacen llegar desde la pagina de opiniones de FUCREA.
“Hay gente que piensa que agregar valor a la carne es enlatarla, o cocinarla y vendérsela a las tropas militares en el Congo, y eso no es valor para el productor, sino para el industrial. Lo que deberíamos hacer es contar una historia que nos involucre, que agregue valor a los productores. Lo que los productores hacen, debería estar en la etiqueta de lo que se vende. Mientras esto no ocurra, puede ser valor para la industria, pero nunca para la cadena de la carne”

¿Este escenario vino para quedarse? Con esta interrogante y saludando el buen momento por el que atraviesa el negocio de la carne, el Ing. Agr. Pablo Carrasco,inició su presentación en la Jornada de Planificación Ganadera que realizó FUCREA el lunes 28 de marzo.

Carrasco, que ofreció su visión de mediano plazo sobre el negocio ganadero en nuestro país, repasó lo acontecido en la última década, haciendo referencia a las crisis económicas por las que hemos pasado. Entre 2002 al 2011 dijo, “empezó un nuevo mundo, en el que la carne se ha comportado con un blindaje excepcional. Creo que es un mercado sano, porque la carne sube como consecuencia de que hay más gente que quiere comer carne” afirmó. “En cambio la soja, sube cuando alguien piensa que el petróleo ya no es más una opción y entonces se posiciona en el negocio de los biocombustibles”. Agregó, “el 70% de la soja del mundo está en manos de fondos de inversión, es decir, está susceptible al susto de personas, no así la carne, lo que la convierte en un producto muy interesante”.

“Hay un mundo nuevo, con China rumbo a ser la primera potencia, Rusia pagando el máximo precio de la carne, algo que en el año 89 era impensable y los subsidios europeos están prácticamente extinguidos”.

“¿Qué pasa si esto es una burbuja y se pincha? Vamos a tener que hacer las mismas cosas que haríamos si esto no es una burbuja, es decir, haremos lo que podemos hacer en el negocio de la carne. Y deberíamos hacerlo diez veces mejor si este escenario no fuera a sostenerse en el tiempo”.

“A pesar de que a todos nos angustia saber si esta situación de mercados va a continuar o no, yo creo que, si es por un ratito, aprovechémoslo para aguantar cuando venga la mala, y si es para siempre, mucho mejor. Tomemos lo bueno que tenemos hoy para prepararnos para todos los escenarios posibles, porque las herramientas para defendernos son las mismas”.

¿Cuál es el negocio? Carrasco afirmó que es fundamental tener claro que el productor ganadero tenedor de tierra, tiene un 90% del dinero en un negocio inmobiliario especulativo de bajísimo interés, y el otro 10% en ganado. Desde el 2002, en promedio, el incremento del precio de la tonelada de carne de exportación ha sido de un 17% anual, que ha sido más o menos lo que se ha trasladado al ganadero, “y ese ha sido nuestro negocio y auge" agregó.

En el negocio de la carne no se puede hablar de afectación de la crisis del 2009, como pasó en la soja, sino de un 2008 excepcional y posterior baja, que se ubicó en la línea de tendencia, consideró. “Todo indica que esta tendencia continuará” dijo.

“El precio de exportación se copia con bastante fidelidad al precio del ganado, un índice que muestra que durante años y hasta setiembre de 2007 la relación entre los dos valores fue de uno a uno, y luego cuando se desata la suba de 2008, ésta fue mayor que la suba que recibió el ganadero, y la industria aprovechó el momento sacando una ventaja importante entre los precios de exportación y del ganado de abasto. Esta brecha alcanzó su máximo histórico durante la sequía 2008-2009 con una relación 1,25 a 1, período durante el cual las nuevas empresas que habian comprado plantas frigoríficas las desquitaron”.

“El primero de setiembre de 2009 llovió y nuevamente se equiparó la relación uno a uno, y luego en los últimos 12 meses la industria volvió a beneficiarse de la relación, como consecuencia del anuncio oficial de la sequía por parte del Ministerio de Ganadería y Pesca”. Según cálculos de Carrasco, se transfirieron 80 millones de dólares desde los ganaderos a la industria.

“Yo considero que mientras se exporte a un 10% más de lo que se paga el novillo, estamos en un precio sano. Ese es mi criterio” afirmó. “No pretendo el uno a uno de otros tiempos, porque reconozco que se han eliminado reintegros de impuestos a la exportación y que los consejos de salarios han subido el valor de la mano de obra”.

“Actualmente el precio de la carne en Uruguay se encuentra alineado con la región, siendo por momentos el mejor, lo que hace pensar que la industria no está holgada con los precios, pero hace pensar que una reducción de los mismos no puede ser más bajo de los 3.80 o 3.70 dólares/kg en segunda balanza, que sería un precio absolutamente sano”.

“A diferencia del mercado de granos, donde el que tiene el silo puede exportar, la carne en Uruguay tiene el componente sanitario. El que industrializa coincide con el exportador, y entonces, hay tantos exportadores como plantas frigoríficas habilitadas. Esto hace que sea mínima la cantidad de personas comprando ganado. Hay 8 empresas comprando el 90% del ganado y 20 mil productores vendiéndoles. En Argentina no es así, allí el mercado interno es tan grande que los consignatarios de carne son compradores de ganado. El Uruguay tiene mucho para hacer en materia de colaborar para que haya más compradores”.

“Vendemos commodities, algo que tiene toda lógica, porque vendemos en forma estable y al mayor precio posible en todo momento. Se entra y sale de los mercados todo el tiempo, generando una estabilidad fantástica con un negocio de escala, donde se gana poco, pero se hace mucho volumen”.