Zafras excepcionales de Trigo y Cebada


RECORD DE TRIGO Y CEBADA


El MGAP, a través de Estadísticas Agropecuarias, presento la encuesta agrícola “Primavera 2009”  apuntando a obtener estimaciones de:
Área sembrada y pronósticos de producción de los principales cultivos de invierno del año agrícola 2009/10.


Intención de siembra de cultivos de verano para el mismo ciclo productivo.

Cultivos de invierno. Año agrícola 2009/10.
La superficie sembrada con cultivos de invierno fue estimada en 721 mil hectáreas
El área de cultivos de invierno se ubicó finalmente un 1,3% por encima de la intención de siembra reportada por los productores en la encuesta anterior, realizada en julio de 2009.
La superficie sembrada con trigo fue estimada en 546 mil hectáreas, superando en 70 mil hectáreas la siembra del año anterior, manteniendo sin interrupciones una tendencia creciente que se inició a partir de la zafra 2006/07.

Para encontrar zafras de trigo similares a la de esta campaña hay que remontarse al año agrícola 1976/77, en el que se sembraron 543 mil hectáreas.
La producción total, estimada en algo más de 1,8 millones de toneladas, constituye un record histórico, que ocurre por segundo año consecutivo. El rendimiento medio a nivel nacional fue de 3.336 kg/ha sembrada, también es el máximo registrado hasta el momento.
El área de cebada, estimada en 140 mil hectáreas, se ubica un 8% por encima de la siembra de la campaña pasada y es la más alta del último decenio. En este cultivo el rendimiento medio fue de 3.294 kg/ha sembrada. Se trata de un rendimiento elevado en términos históricos, superado solamente por el obtenido en la zafra 2006/07.

En el momento de la encuesta se encontraban en curso las tareas de cosecha, con retrasos considerables para la época originados por los excesos hídricos registrados en las últimas semanas. El avance global de la cosecha era, en ese momento, del 14% de la superficie sembrada, se habían trillado el 13% del área de trigo y el 21% del área de cebada. Los rendimientos esperados por los productores para estas áreas remanentes son inferiores a los obtenidos en las chacras ya trilladas.
Los excesos hídricos han ocasionado también algunos problemas por pérdida de calidad del grano. A la fecha de la encuesta las chacras afectadas por estos problemas alcanzaban al 13% del área de trigo y al 8% de la de cebada.


Cultivos de verano. Año Agrícola 2009/10.
La intención de siembra de verano fue estimada en algo más de 1 millón de hectáreas, lo que implica un incremento del orden del 30% con respecto al verano anterior

A nivel global, la intención de siembra actual supera aproximadamente en un 15% a la reportada por los productores en ocasión de la encuesta anterior (julio de 2009).
La soja sigue siendo el principal cultivo y continúa la expansión que registra sin interrupciones desde el año agrícola 2000/2001. En esta zafra, de materializarse en su totalidad la intención de siembra de los productores, la siembra de soja alcanzaría casi 848 mil hectáreas.
El maíz aumentaría por cuarto año consecutivo, registrando la mayor siembra de los últimos diez años y consolidándose como el segundo cultivo de verano.
La siembra de sorgo granífero se reduce aproximadamente en 10 mil hectáreas con respecto al año anterior. Asimismo, debe señalarse que en este cultivo se registra una brusca caída –del orden del 30%- con respecto a la intención de siembra reportada por los productores en julio pasado.
Por último, el área de girasol, con una intención de siembra que apenas supera las 12 mil hectáreas, confirma los pronunciados altibajos que han caracterizado al cultivo durante los últimos años. A pesar de esto, la baja siembra de este año parecería confirmar la tendencia decreciente que ha registrado en el cultivo a partir de la zafra 2002/03.
Los cultivos de verano se concentran mayoritariamente en la zona agrícola tradicional del Litoral Oeste del país. Soriano –que aporta más de la cuarta parte del área total- Río Negro, Paysandú y Colonia acumulan más de las dos terceras partes del área estival.

A la fecha de la encuesta se habían sembrado 322 mil hectáreas de cultivos de verano, equivalente al 31% de la intención total de siembra. El avance de las siembras de primera oscilaba entre el 81% de la intención total en el maíz y el 59% en el caso del sorgo.
Las siembras de segunda presentaban al momento de la encuesta un retraso importante, al punto que en la soja, que era el cultivo más adelantado, sólo se había logrado sembrar el 2% del área total planificada. Al igual que lo que acontecía con las tareas de cosecha, las siembras estaban retrasadas por los excesos hídricos registrados que impedían el acceso a las chacras.